Polaridades en la reforma educativa: ¿del aburrimiento al estrés?

En este anunciado encontramos una cuestión relativa a las polaridades del sistema educativo que ahora, ya sin ambages, se plantea a nivel internacional  como una reforma imprescindible. No tanto en términos de mejora o innovación parcial (tecnológica, organizativa o actitudinal) -que también-, sino planteada con radicalidad para definir cómo y para qué la educación de hoy debería servir a los actuales retos de la sociedad.

Por otro lado, en el título que se me ha facilitado como tema de reflexión subsiste una afirmación-pregunta de carácter imperativo, cada vez más presente en las conversaciones de los estudiantes, relativa al aburrimiento (ahora ya estrés) que se vive en las instituciones escolares.

Vamos a ello. Empecemos por la primera parte.

Como afirma Nilton Bonder, “cuando el maestro-profesor capta (si quiere darse cuenta) que una parte o la mayoría de los estudiantes se vuelven aburridos, a menudo es porque su educación favorece el discernimiento (la razón) frente a la experiencia” . En estos casos, continúa el autor, “será porque el profesor dice lo que sabe pero no sabe lo que dice”.

¿Ser buen profesor es demostrar lo mucho que uno tiene en su haber? ¿O más bien acompañar al estudiante partiendo del punto en que se encuentre? Se trata de una labor de sherpa que permite guiar el proceso de aprendizaje del alumno. Se trata de darle todo el apoyo necesario y reforzar su autoestima para que se atreva a resolver aquellos temas de su interés, relacionados con la utilidad percibida y/o su necesidad, hecha consciente. ¿Lo que decimos o enseñamos despierta estas cualidades en el estudiante? Cuando se enseña de este modo, el alumno goza del estudio.

Sólo cuando existe una auténtica necesidad, se activa la conciencia y se encuentra el sentido y el propósito de estudiar. Lo relevante es que este proceso no puede estandarizarse, sino que en cada persona se manifiesta de forma diversa.

Por todo ello, pensamos que ya es tiempo de alcanzar el debido equilibrio combinando la experiencia que estimula el propio compromiso con la razón que proporciona herramientas para discernir adecuadamente.

Sólo intercalando vivencias y experiencias con las disciplinas de conocimiento, es posible convertir éste en conciencia y, en consecuencia, en comportamientos que conducen a la acción transformadoraDe lo contrario, se genera un círculo vicioso que empieza por aburrir y, finalmente, termina por volverse aburrido. La aparición del síndrome “me aburro en clase” tiene varias salidas. Una de ellas es ir en busca de alternativas – siempre hay quién las ofrece- con pésimas consecuencias. Otra es la del fracaso escolar que acarreará el alumno toda su vida. Y muchas más, aunque tan sólo unas pocas, pueden resultar exitosas.

La segunda cuestión constituye una de las epidemias de nuestro adolescente siglo (tan sólo 15 años), la enfermedad del estrés: el sinsentido de lo que haces o el hacerlo sin sentido. El precio que se cobra el estrés es elevado, hasta el punto que muchas personas padecen una lesión continuada durante años, causante de estados depresivos, ansiosos e incluso patologías neuróticas y psiquiátricas.

Éstas son las consecuencias de una educación que, en lugar de enfocarse sobre la persona, sobre el estudiante, se centra en materias diversas y compartimentadas que requieren esfuerzo memorístico, sin atender a los avances tecnológicos que pueden aligerar esta carga. Una educación, en definitiva, que guarda muy poca o ninguna relación con el aprendizaje que requiere hoy nuestra sociedad y que sin embargo necesita aún mucho para hacer frente al al cambio de época que le tocará vivir.

Rompamos, como podamos, estos círculos viciosos. Todo lo que no sea educar para este futuro incierto es perder la fuerza vital necesaria para salir adelante. La fuerza de educar a nuestros jóvenes en ser y no en tener, en vivir y no sólo aspirar a un título.

La mayor felicidad proviene de conocerse a uno mismo. ¿Es ésto lo que proporciona la educación actual?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s