Políticas educativas: ética y estética

Se me ha pedido una reflexión sobre la relación entre la política y la educación. Las implicaciones merecen, no una sugerencia puntual sino una reflexión de cómo entendemos que el futuro se construye con una educación adecuada a los tiempos que vivimos. Una educación para nuestros hijos, presumiendo lo que puedan encontrarse cuando lleguen a su mundo adulto, un futuro por definición imprevisible e incierto.

Si aceptamos este inicial planteamiento convendremos que a buen seguro un cambio de época como el que nos ha tocado vivir exige replantearnos con rigor cómo repercute todo ello en la estética y la ética del educar.

En primer lugar, aclarar que hablamos de educar, no de enseñar. O profundizando, dilucidar si enseñar es educar o si, según lo que enseñemos, se produce el efecto contrario: deseducar. Razones para ello, las encontramos en los fracasos en diversos ambientes educativos conocidos: unidades convivenciales poco estructuradas (familiares u otras), escuelas cerradas, curriculums fuera de la realidad actual, relaciones entre maestro y estudiante, profesor y alumno, ciudadano y sociedad en franca desconfianza unos de los otros, etc.

En segundo lugar, los agentes educativos ya no son determinados profesionales, somos todos en nuestros respectivos roles. Si limitamos la educación a enseñar o instruir o dar contenidos especializados sin relación con el contexto, estamos dando lo que uno sabe, pero no necesariamente lo que el que debe aprender, requiere. Emulando un dicho: “Un mal maestro dice lo que sabe; un buen maestro sabe lo que dice”.

En tercer lugar, y quizás más importante, deberíamos pensar de qué se trata cuando pretendemos mejorar los sistemas educativos. Introducir innovación o tecnología, aumentar o disminuir horarios pero seguir con contenidos diversos y compartimentados, enclaustrar en aulas convencionales (aunque con pizarra electrónica) a grupos homogéneos en edad, seguir con las clases en una sola dirección (del profesor al alumno), evaluando con todo tipo de métodos y secuencias para alcanzar una competencia, representada por un título. En definitiva, debemos preguntarnos si se trata de un nuevo modelo educativo o de profundizar en metamodelos educacionales.

Para ello, no es suficiente la pedagogía como metodología o cualquier otra conveniencia sea moda o novedad. Lo que se requiere es pensar en grande, sentir y pensar en la evolución de la especie como individuos sociales que somos y sentir y pensar biomiméticamente en el sentido de superar el antropocentrismo y sumergirse de lleno en el “Somos Naturaleza”.

La naturaleza hace y luego corrige, la naturaleza comete errores, nuestra especie no aprende de los errores y aspira a no cometer ninguno. En palabras de J. Zalman: “Tus buenos juicios aprenden de los malos”. En otras palabras, el ADN ha encontrado la manera “perfecta” de afrontar las limitaciones del mundo físico, empleando un sofisticado sistema de defectos cuya reparación llevará a una refinada forma de corrección “El ADN hace primero, luego oye y juzga.”

Y como dice Nilton Bonder “uno de los grandes desafíos en educación es mantener el discernimiento (la capacidad de razonar) y el compromiso (la capacidad de identificar y decidir lo que quiero), en proporciones adecuadas. Cuando los estudiantes se vuelven aburridos es porque su educación favorece el discernimiento frente a la experiencia. Pone un gran valor en la luz, pero no enseña cómo reconocer las velas próximas que también tienen el potencial de arrojar luz.”

Y aún más, citando a Bumam, “cuando tengo la clase llena, encuentro muy difícil enseñar…, porque todas y cada una de las personas necesitan su propia comprensión…, y cada uno busca su propia perfección. Así que lo que doy a todos, a todos se lo quito”. Cuando algo es reducido a puro discernimiento, cualquier enseñanza resta en lugar de sumar.

Así pues valdría la pena responder a la pregunta para las “REFORMAS EDUCATIVAS”  ¿nos falta estética (forma) o ética (fondo)?

 

Pere Monràs

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s